Hemiciclo de colores

Hemiciclo de colores

Emulando a Hemingway y el título de su novela sobre París, la Carrera de San Jerónimo era una fiesta. La XI sesión constitutiva del Congreso de los Diputados de España será recordada por la ruptura de moldes. La Cámara Baja de las Cortes Generales cuenta  con 212 diputados nuevos de los 350 que la componen, junto con una mayor representatividad de mujeres; han entrado desempleados, más  jóvenes y universitarios, aunque pocos o ningún obrero, también nuevos grupos parlamentarios, y lo crucial, ha habido consenso en la elección de un Presidente de la Asamblea, que por primera vez en nuestra democracia no pertenece al partido mayoritario, Patxi López (PSOE), y cuyas declaraciones no dan lugar a dudas sobre su confianza en presidirlas durante toda la legislatura.

Al hemiciclo, algunas de sus señorías han llegado en bici, otros con banda sonora, los ha habido sin traje, ni corbata, con rastas, alguno con coleta, y una diputada hasta con su bebé a cuestas. Los que han llegado tarde se han encontrado sin asientos, y los más novatos han utilizado sus escaños de guardarroperos. Un diputado ha sido relegado al gallinero por imputación, y un par de los antiguos han cambiado de siglas y hasta de banquillo. Las promesas y juramentos se han alargado más del tiempo necesario. A la fórmula habitual de sí prometo o juro se han unido diversas manifestaciones de lenguas y hasta la de signos. Lo dicho, el Congreso en pleno espectáculo.

Superados el primer pacto y el surrealismo de la puesta en escena de Podemos, Rajoy (PP) está seguro de que podrá formar gobierno, y yo añado, si le dejan. Rivera (C’s) se ha estrenado después de haber hecho virguerías en los días previos, para que los unos y los otros cedieran. Iglesias (Podemos) se ha resistido y se ha parapetado en su idea de que o le conceden conformar cuatro grupos parlamentarios o con él que no cuenten. Sánchez (PSOE) sueña con llegar a ser presidente a toda costa, mientras Artur Mas renunciaba en un lugar del Mediterráneo a su escaño de la Generalitat, para desaparecer en esta ocasión por los dos costados, no se sabe si para siempre.

Mientras tanto, la Cámara Alta, la del Senado, se ha constituido con mayoría absoluta del Partido Popular, sin pena, ni gloria. Aunque algunos parlamentarios propugnan hacerla desaparecer, en esta legislatura va a cobrar un protagonismo especial, dado que toda ley o su modificación deben pasar por su tamiz, por lo que auguro larga vida al Senado.

Tras la tensión de la investidura de Carles Puigdemont como nuevo Presidente de la Generalitat de Cataluña el pasado martes, este 13 de enero nos ha brindado un miércoles relajado, siendo testigos de cómo la casa parlamentaria de todos los españoles era un hemiciclo de colores y lleno de jolgorio. Los del círculo de Podemos estaban disfrutando, mientras que a los de siempre se les notaba sorprendidos e incómodos. Un poco de juventud y alegría no nos va a venir mal, y lo diverso nos puede deparar gratas sorpresas, o no.

Los tiempos siguen cambiando. Evolucionar en conjunto y de un modo democrático nos honra. Aceptar que hay que dar paso a nuevas ideas, rituales, y nuevos ropajes, también, aunque todo esto no implica que haya que renunciar a lo mejor de nosotros mismos con respeto, tolerancia y educación, sino que más bien nos compromete a trabajar desde hoy para intentar sanar a España de una crisis vital sin precedentes y poder reconvertirla en una nación unida y fuerte.

En múltiples ocasiones históricas han prevalecido nuestras confrontaciones frente a la unidad nacional, avocándonos a nuestra propia destrucción, en beneficio de otras, como Francia, Alemania, Inglaterra, e incluso los Estados Unidos de América, que supieron aprovechar esos momentos históricos llenos de debilidad nuestra para trasladarnos a los infiernos, tal y como ocurrió con el Desastre del 98 y posteriormente con la Guerra Civil del 36.

No soy adivina, ni lo pretendo. No alcanzo a vislumbrar si nuestro Estado se convertirá en uno federal, si continuará  igual, al amparo de la Constitución de 1978, con sus 17 Comunidades Autónomas, o si al final se cumplirán los sueños independentistas de unos cuantos. La denominada Transición Española la pasamos con Matrícula de Honor en 1978 y  quizás esta Nueva Era Multicolor nos brinde una nueva oportunidad de mejorar nuestro sistema político sumando fuerzas y no restando.

¿Qué será, será?…

 

 

Anuncios

La libertad de ser mujer y su empoderamiento en el siglo XXI

La libertad de ser mujer y su empoderamiento en el siglo XXI

No conozco mayor libertad que la de ser mujer, pero recordando a todas las que sufren violencia de género, esclavitud sexual, desempleo, riesgo de exclusión social, discriminación o falta de libertad, pongo en duda que se esté produciendo una transformación real de la sociedad del siglo XXI en relación con un empoderamiento de las mujeres.

Aunque este término fue acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres de 1995 en Beijing, Pekín, para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos que tienen que ver tanto en la toma de decisiones como en los de acceso al poder, actualmente está más orientado hacia la toma de conciencia de poder la propia dignidad de las mujeres como personas. 

Estos procesos deben impulsarnos a realizar cambios positivos en nuestras vidas, con el principal objetivo de contribuir a que las mujeres en situación de vulnerabilidad confíen en sus capacidades, se transformen y lleguen a ser protagonistas de sus propias historias. Ahora bien, la pregunta es cómo.

Desde mi experiencia vital, creo que todo cambio surge del ser consciente, a través de lo que se denomina inteligencia de la bondad. No puede haber progreso en un entorno de maldad y confusión. La historia de la humanidad así lo demuestra. Podemos aprender de nuestros errores para corregirlos y no repetirlos, pero lo que verdaderamente capacita al ser humano para superarse a sí mismo son los actos creativos de generosidad. “La culminación de la inteligencia no es el conocimiento, sino la bondad”, según el filósofo José Antonio Marina.

Es desde ahí, donde podemos encontrar un denominador común en la cualidad positiva de ser mujer, capaz de entregarse a los demás sin condiciones, en todos sus roles. La mejor vía que he encontrado para progresar como ser humano ha surgido desde mi esencia de mujer. Esto no quiere decir que esté renunciando a ser yo misma por los demás. Me refiero a la capacidad de superar el trauma heredado de generaciones y generaciones, en las que ser mujer consistía prácticamente en no existir. 

Cada vez que por condicionantes educativos, socio-culturales, políticos, económicos y hasta religiosos, he sentido rechazo, dolor, e incluso miedo, por el hecho de haber nacido mujer, han surgido en mí unos impulsos psicológicos y espirituales de superación para encontrar una y otra vez el sentido de la vida, de mi vida, y lo he conseguido, no combatiendo en contra de mí misma, ni de mis intereses, sino esforzándome de un modo consciente por conseguir mis objetivos, cumplir mis sueños, valorar mis deseos, e intentar ser yo misma.

Acepto que la historia de la humanidad no nos ha tratado a las mujeres todo lo bien que nos merecíamos, pero son tantas las cualidades intrínsecas positivas que poseemos que merece la pena ir en pos de nuestra libertad, considerándola como un derecho inalienable. La respuesta está en cada una de nosotras. Debemos buscar en nuestro interior las mejores virtudes e incluso los defectos, para mejorarlos, usando nuestro empoderamiento, que no es otro que la fuerza del corazón.

En la creencia de que mujeres y hombres somos iguales, sueño con un progreso de la humanidad en términos de complementariedad y no de desigualdad, suscribiendo lo que la gran Dama de la Prensa, María Luz Morales (1889-1980), dijo en una ocasión:

” Ni feminismo, ni masculinismo. Hombres y mujeres, personas, como Dios nos ha hecho “.

Artículo escrito por:

María José Asensio

Periodista

https://www.mariasensio.com/acerca-de-mariasensio/

Imagen de María Luz Morales hacia 1920

Periodista y escritora (La Coruña, 1889-Barcelona, 1980), María Luz Morales Godoy fue considerada la Dama de la Prensa, una referencia de la incorporación periodística y literaria en la España del siglo XX, y la primera mujer en la historia de España en ser la directora de un diario nacional, La Vanguardia.

https://es.m.wikipedia.org/wiki/María_Luz_Morales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno para todos y todos para uno, para salvar de una crisis profunda a España tras el 20D.

Uno para todos y todos para uno, para salvar de una crisis profunda a España tras el 20D.

Uno de los libros que recomendaría a los líderes de los cuatro partidos políticos que han obtenido mayor representación parlamentaria en el Congreso, tras las  elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, es el de “Los tres mosqueteros”, de Alejandro Dumas.

La historia de un gascón llamado D’Artagnan, que quiere convertirse en mosquetero, y sus aventuras con tres de la Compañía de los Mosqueteros del Rey de Francia, Athos, Porthos y Aramis, puede servirles de ejemplo, no sólo de valentía e inteligencia, sino de lealtad y camaradería, en beneficio de los intereses de un reino.

Salvando las distancias y las posibles comparaciones entre los personajes ficticios y los reales, sería muy positivo que Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera fueran capaces de unir sus fuerzas pensando en la estabilidad  del presente y futuro de nuestro país, para evitar que los españoles no suframos más en las postrimerías de una crisis que podría no cesar, a causa de desavenencias y de la presunta falta de capacidad política de todos los líderes para llegar a acuerdos.

El dilema está entre apostar por la unión y la fuerza “a lo mosquetero” para seguir avanzando juntos o por el sacrificio inútil, como les ocurría a los gladiadores romanos con el “Ave Caesar, morituri te salutant” (Ave, César, los que van a morir, te saludan).

Si en verdad los líderes del PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos pensaran que lo urgente y lo importante son la salvaguarda y el bienestar de nuestra nación, deberían gritar al unísono y cuanto antes: “Uno para todos y todos para uno”.

No es tan difícil, ni complejo. Sólo hay que cambiar los egos políticos por el compromiso de servir honestamente a la ciudadanía, en nombre de todos y para cada uno de los que conformamos España.

Francisca Blázquez ~ Space is the Place

Un artículo muy interesante sobre una artista dimensional, Francisca Blázquez, mi favorita.

Kulturebite

Francisca Blázquez ~ Paintings, 2005 Francisca Blázquez ~ 2005

Ever since early childhood the Spanish artist Francisca Blázquez has claimed awareness of higher dimension realms including access and even contact with Sattvic (सत्त्व)  or Angelic beings of light. Her “New Age” paintings which I saw in Spain in the early 1990’s  were striking in their incorporation of technological transcendent imagery. This was my short contribution to a catalog from her 2005 exhibition at Jadite Gallery, NYC

*

Francisca Blázquez’s most recent body of work, a group if paintings subtitled Dimensionalismo, draws from several populist sources; spaces might be the more correct term. Blázquez has borrowed the indeterminate and fractured cyberspace of the Internet and the pre-packaged “Outer Space” of classic science fiction films, such as 2001: A Space Odyssey and Solaris. Within these moving pictures, a purely artificial visual dimension exists, expanding at a glacial pace and climaxing in transcendental spiritualism. The cosmic visual projections of…

Ver la entrada original 478 palabras más

De por qué sigo creyendo en Dios, aunque se mate en su Santo Nombre

De por qué sigo creyendo en Dios, aunque se mate en su Santo Nombre

Contemplo perpleja cómo el mundo se rompe en pedazos, o al menos es lo que algunos locos psicópatas nos están haciendo creer. Mientras unos destrozan vidas en nombre de su dios (lo escribo con minúsculas, a sabiendas de que ninguno de los dioses que yo conozco permite matar), otros intentamos sobrevivir como podemos, alejándonos de propagandas fatalistas y profecías maquiavélicas, que están incrustando en nuestras mentes las semillas del miedo y del horror. El cómo ya está estudiado, de un modo subliminal. Las imágenes, las nuevas tecnologías, y la manipulación de la información tienen mucho que ver.

Entristecida por los sucesos desencadenados desde el pasado Viernes 13N (día de la mala suerte en los países anglosajones), voy a intentar aportar mi granito de esperanza a este planeta, que aparentemente se nos viene abajo por el fervor loco de unos cuantos, que utilizan sus métodos cobardes para matar a gente inocente y se autoinmolan equivocadamente en nombre de Dios, en lugar de hacerlo en el nombre del diablo. Y es ahí donde he querido llegar, a la sempiterna lucha del bien contra el mal.

Pero esa lucha comienza en uno mismo y se libra entre nuestro corazón y nuestra mente. La mente a veces puede ser o un dios o un diablo. Yo he librado la mía propia en esta última semana y hasta el final no OS voy a confesar quién ha ganado.

El pasado 20N tuve que superar una intervención quirúrgica, que para mí, como ya suele ser habitual, se ha convertido en una experiencia más que religiosa, donde además de dejar atrás una enfermedad, gracias a los profesionales del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, he podido comprobar quién me ama y quién no tanto.

Mientras fuera del Hospital se libraba la Guerra del Miedo, en mi pequeño mundo he podido sentir cómo algunos se tiraban a la piscina del Amor sin condiciones, regalándome su cariño, su presencia, su sonrisa, su apoyo vital y moral, sus llamadas, incluso algunos hasta el dolor de su ausencia.

Por el contrario, otros se han dejado llevar por el efecto “Miedo al Amor” y lo que me han regalado es su pánico, su incapacidad de enrolarse en las filas de aquellos que lo comparten todo con el prójimo, en especial con los más cercanos y necesitados. Una vez escuché a un sacerdote decir que cuesta servir más a los nuestros que a los ajenos, y es cierto. Somos en general unos guerreros de la vida miedosos.

No voy a dar nombres, faltaría más, pero si estas palabras sirven para agitar la conciencia y hasta la consciencia de los adoradores del miedo, al que sirven cada vez que abandonan a un hermano, a un amigo, a un vecino, a un padre, una madre, un hijo, un compañero de trabajo, un animalito, o a cualquier hijo de Dios, cuando están solos y necesitados, bien halladas sean.

En mi caso he tenido buena suerte, pero ni son todos los que están, ni están todos los que son. He contado con los más débiles en apariencia, es decir, con los enfermos, los afligidos, los pobres, los ancianos, los que sufren, y en especial, además de mis amigos feisbukeros, con los que ven a Dios.

A Él, o se le ama, se le odia, o no existe, pero actuar en su nombre requiere de una estrategia que no es otra que la fuerza del corazón. Si no se le conoce, no se ama. Se puede intentar quedar bien, pero eso es otra cosa.

En el nombre de todos los que sufrimos la soledad de Dios en nuestros corazones, OS invito a que llaméis a su puerta. Nunca nos abandona, en especial a sus hijos predilectos, los que aman.

Esta es la razón por la que sigo creyendo en Dios, a pesar de que unos demonios viles y mediocres sigan matando en su Santo Nombre.