No conozco mayor libertad que la de ser mujer, pero recordando a todas las que sufren violencia, esclavitud sexual, desempleo, riesgo de exclusión social, discriminación o falta de libertad, pongo en duda que se esté produciendo una transformación real de la sociedad del siglo XXI en relación con un empoderamiento de las mujeres.

Aunque este término fue acuñado en la Conferencia Mundial de las Mujeres de 1995 en Beijing, Pekín, para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos que tienen que ver tanto en la toma de decisiones como en los de acceso al poder, actualmente debería ser revisado hacia una toma de conciencia en la salvaguarda de la dignidad de las mujeres como personas, cada vez más pisoteada y “cosificada”.

Estos procesos deberían impulsarnos a realizar cambios positivos en nuestras vidas, y contribuir a que las mujeres, especialmente las más vulnerables, confíen en sus capacidades innatas y sean protagonistas de sus vidas e historias.

Ahora bien, la pregunta es cómo.

Desde mi experiencia, creo que todo cambio surge de la consciencia a través de lo que se denomina inteligencia de la bondad. No puede haber progreso en un entorno de maldad y confusión. La historia de la humanidad así lo demuestra. Podemos aprender de nuestros errores para corregirlos y no repetirlos, pero lo que verdaderamente capacita al ser humano para superarse a sí mismo son los actos creativos de generosidad. “La culminación de la inteligencia no es el conocimiento, sino la bondad”, según el filósofo José Antonio Marina.

Es desde ahí, donde podemos encontrar un denominador común en la cualidad positiva de ser mujer, capaz de entregarse a los demás sin condiciones, en todos sus roles.

La mejor vía que he encontrado para progresar como ser humano ha surgido desde mi esencia de mujer. Y esto no quiere decir que por preservarla esté renunciando a ser yo misma. Superar el trauma heredado de generación en generación, en las que se nos transmitía que ser mujer consistía prácticamente en no existir se ha convertido en un reto en nuestro siglo.

Cada vez que por condicionantes educativos, socio-culturales, políticos, económicos y hasta religiosos, he sentido rechazo, dolor, e incluso miedo por el hecho de haber nacido mujer, han surgido en mí unos impulsos psicológicos y espirituales de superación para encontrar una y otra vez el sentido de la vida, de mi vida, y lo he conseguido no combatiendo en contra de mi esencia, ni de mis intereses, sino esforzándome de un modo consciente por conseguir mis objetivos, cumplir mis sueños, valorar mis deseos, e intentar ser yo misma.

Acepto que a lo largo de la historia de la humanidad no se nos haya tratado a las mujeres todo lo bien que nos merecíamos hasta que la enseñanza de Jesús de Nazaret lo cambió todo.

Son tantas las cualidades intrínsecas positivas que poseemos que merece la pena ir en pos de nuestra libertad, considerándola un derecho inalienable, que ninguna ideología debería manipular.

La respuesta está en cada una de nosotras. Debemos buscar en nuestro interior las mejores virtudes e incluso los defectos, para mejorarlos. Mi apuesta personal es la de reavivar la esencia del cristianismo en un encuentro personal con Cristo, Camino, Verdad y Vida, que lo transforma todo.

En la creencia de que mujeres y hombres somos iguales, sueño con un progreso de la humanidad en términos de complementariedad y no de desigualdad, suscribiendo lo que la gran Dama de la Prensa, María Luz Morales (1889-1980), dijo en una ocasión:

” Ni feminismo, ni masculinismo. Hombres y mujeres, personas, como Dios nos ha hecho “.

Artículo escrito por:

María José Asensio

Periodista

Acerca de

Imagen de María Luz Morales hacia 1920

Periodista y escritora (La Coruña, 1889-Barcelona, 1980), María Luz Morales Godoy fue considerada la Dama de la Prensa, una referencia de la incorporación periodística y literaria en la España del siglo XX, y la primera mujer en la historia de España en ser la directora de un diario nacional, La Vanguardia.

https://es.m.wikipedia.org/wiki/María_Luz_Morales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .