Un nuevo “Éxodo” hacia la tierra prometida está ocurriendo ante nuestros ojos, que no quieren ver. Nos parece que ya tenemos bastante con nuestras propias crisis y Europa les vuelve la espalda. Recorren miles de kilómetros de cualquier modo y a cualquier precio, sin valorar sus vidas, muertas ya de antemano en sus países de origen, bien vengan de África o de Siria y países colindantes, destruidos por las guerras, que no cesan.

Las mafias hacen su agosto metiendo a los refugiados en camiones frigoríficos, quienes terminan asfixiándose en plena carretera, o bien cobran miles de euros para prometerles un final feliz, que nunca llega, mientras se levantan campamentos y alambradas en Líbano, Grecia y Hungría, donde los tratan como seres inexistentes, ocultas sus huellas con pegamento, porque no quiren ser identificados, para que no los devuelvan a sus infiernos.

¿Acaso hemos perdido la memoria?

La historia se repite, ante la indiferencia de los gobiernos europeos, que siguen el consejo de su comisario, Juncker, que se lava las manos, como Pilatos.

Contemplamos escenas dantescas ante la indiferencia de todos, que ya estamos saturados de tantas imágenes de hombres, mujeres, y niños, que huyen del horror, del hambre, de la guerra.

¿Quiénes son los responsables de estos peregrinajes a una tierra prometida, donde no existe un líder como Moisés, ni un Mar Rojo que se abra a su paso?

¿ Acaso no lo somos todos al ponernos una venda en los ojos y una máscara de hierro en nuestros corazones?

¿Dónde están las manifestaciones ante esta nueva barbarie que hemos producido en este mundo tan vilmente deshumanizado?

“No hay más ciego que el que no quiere ver”, reza un dicho, y este nuevo Éxodo hacia la tierra prometida es cosa de todos. No depende de Dios, sino de nuestras conciencias solidarias, dispuestas a compartir el maná de una Europa cada vez más mísera e insolidaria.

¿ Por qué les volvemos la espalda ? ¿ Por qué no nos afectan las imágenes, los reportajes, las fotos, los testimonios de seres humanos que sufren barbarie tras barbarie ? ¿ Quiénes son los que ganan con esto y quiénes los que pierden ?

Honestamente, creo que todos somos en cierta medida responsables. De nosotros depende quitarnos la venda o seguir indiferentes.

Nota: La ilustración pertenece a Burki. Su imagen vale más que mil palabras.

Anuncios

2 comentarios en “¿ Por qué les volvemos la espalda a los refugiados ?

  1. Cuánta razón, Maríajo.
    Una vez más tus palabras son motivo sobrado para mover conciencias y ablandar corazones, esos que vamos cerrando cada día a fuerza de hacer costumbre lo que siempre considerábamos excepción por su injusticia y sin razón.
    Ojalá el descanso vacacional sea el bálsamo que mucnos andaban buscando para reaccionar ahora, ya relajados, ante tanta barbarie humana -más bien inhumana- que debería dolernos como si se tratara de nuestra propia piel.
    Ojalá seamos capaces de mirar de frente con los ojos bien abiertos para tomar conciencia de que todos somos parte de la alegría o de la tristeza que a otro ser humano le toque sentir.
    Ojalá no esperemos a que sea demasíado tarde para la humanidad.
    Muchas gracias por tu reflexión y tus palabras, amiga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s